Nanas & Co explica las desventajas de los castigos y cómo se debe afrontar el mal comportamiento de un niño

El castigo es una técnica conductista, es decir, se utiliza con el objetivo de modificar una conducta, y se basa en asociar un estímulo a una respuesta, a través de refuerzos positivos (premios) para fomentar ciertos comportamientos o, negativos (castigos) para erradicarlos.

No suele funcionar a largo plazo. En la educación intervienen factores muy complejos como la motivación, las emociones, el vínculo… y aplicar un castigo, sin tener en cuenta esto, no sirve de nada. No existe relación entre la conducta y la consecuencia. Por ejemplo, no haber recogido la habitación, se sanciona con no poder ver a un amigo. La simbiosis que se establece entre la conducta y su fruto, no resulta razonable para el niño, por lo que no se produce ningún aprendizaje.

El niño percibe las obligaciones como algo negativo. Con el castigo, se busca que el niño pague por el error cometido y, como adultos, hay que tener presente que el desacierto forma parte imprescindible del aprendizaje. Castigando, se está continuamente juzgando conductas que son normales en su etapa de desarrollo y haciendo que el niño no aprenda que las obligaciones son importantes en su crecimiento.

Los castigos se vuelven en contra. Los niños empezarán a pedir algo a cambio para realizar cualquier tarea que asocien como una “obligación”, como hacer los deberes, comer lo que haya ese día en casa, recoger los juguetes, etc.

Los castigos no tienen en cuenta las emociones que han llevado al niño a cometer cierto acto. Si no se identifican, no se está arreglando nada.

No enseñan habilidades o competencias necesarias para la vida, como a sentir empatía, saber relacionarse, tener sentido del humor, ser resolutivos, etc.

Si el niño está teniendo una conducta inadecuada, no se puede mirar hacia otro lado. La opción más adecuada es plantear la situación como una oportunidad que se le ofrece para elegir portarse bien o no portarse mal. Se debe fomentar su autonomía, respetar sus tiempos, trabajar sus emociones, darles opciones para manejarlas, buscar soluciones en lugar de culpables

El escarmiento debe ser algo puntual y racional y que no le haga sentir mal emocionalmente, si no, perderá el sentido y su efectividad. Se debe aplicar de forma inmediata a la acción y de una forma que no sea desproporcionada.

Acerca de Nanas & Co
Nanas & Co
es una empresa de selección de personal de servicio doméstico, cuidado de niños y mayores, de ámbito nacional e internacional. Seleccionan la persona que mejor pueda ayudarte a cuidar de tus hijos o mayores, y/o realizar las tareas domésticas en cualquier parte del mundo.

Encontrar a la profesional ideal es posible, porque someten a sus cuidadoras a entrevistas detalladas que les permiten encontrar a la persona con más posibilidades de dar respuesta a las necesidades de cada familia.

Profesionalizan los procesos de selección de personal de apoyo doméstico, extrapolando las metodologías y prácticas del headhunting que se aplican en el mundo empresarial.

Emplean un innovador sistema de referencias para que sus embajadoras de reclutamiento garanticen la máxima excelencia. El resultado final son familias contentas y satisfechas.

nanasandco.com

C/ General Pardiñas, 40

28001 Madrid

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*


Ver más

  • Responsable: Florencio Vallinot Tovar.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a https://dinahosting.com/ que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.